jueves, 13 de septiembre de 2018

¿Qué le pasa a Telefónica?

Creo que esta pregunta se la hacen muchos pequeños inversores que tienen parte de sus ahorros en la teleco española por excelencia. Un clásico de las carteras de nuestros padres y abuelos, cuando por aquel entonces le llamaban Matildes, a raíz del popular anuncio publicitario. A continuación os voy a actualizar el gráfico de seguimiento, y por primera vez me voy a meter en un charco y pensar en voz alta, pensando en los números de la compañía y en las posibilidades que tiene de cara al futuro.

El gráfico de velas diario actualizado para Telefónica queda como sigue:
Haz clic en la imagen para ampliar


Mal asunto cuando para buscar referencias en una serie tenemos que abrir el gráfico en exceso y viajar hasta el año 2016 para encontrar los mínimos relativos previos más cercanos a los niveles de cotización actuales. Estos mínimos se ubicarían en la zona de los 6.664 euros y por tanto se consideran un nivel de soporte horizontal, justo por donde ahora cruza precios la acción. Hace tiempo que cumplió el objetivo bajista para el doble techo, a lo cual se une un ruptura del canal bajista por su parte inferior, es decir, el precio ha comenzado a caer más de lo que ya lo venía haciendo. Con todo ello, por técnico, poco más que decir o hacer, precio bajista donde no hay que estar.




Y ahora me meto donde no me llaman, y es que desde hace tiempo quiero aprender a observar los números, las cifras fundamentales de las compañías... para comprender el valor de las empresas y su situación económica. Lo que viene denominándose como análisis fundamental (¡en qué fregaos me meto!). 

En primer lugar quiero resaltar la capitalización de Telefónica en Bolsa, que a cierre de hoy sería de 34.693 M€ (este y otros datos ya se pueden consultar en la pestaña de nuestro Blog de Bolsa: Ficha Valores del IBEX), frente a su deuda financiera que se encuentra en los 43.500 M€. Es decir, la deuda supone ya un 25.38% más que su capitalización.

Evidentemente al mercado no le gusta esta situación y se penaliza. Además, a todo esto se debe sumar que los ingresos de la empresa van reduciéndose año tras año. Al final me acabará gustando el análisis fundamental jeje, pero volviendo a pensar en voz alta, se me ocurren varias estrategias futuras que la empresa podría llevar a cabo:
  1. Vender activos no estratégicos para continuar reduciendo la deuda. En los últimos años está reduciendo dicha deuda, pero quizás necesite hacerlo a mayor ritmo (en los inicios del año 2016 la deuda financiera neta se situaba en los 52.568 M€).
  2. Reducir o suprimir el dividendo (como ya ha hecho en otras ocasiones, aún recuerdo cuando Telefónica pagaba casi un euro por acción).
  3. Llevar a cabo una ampliación de capital, destinando la misma a reducir deuda. Esto sería jodido para los pequeños accionistas porque el valor de la acción se diluiría. Y por supuesto, habría que ver si los accionistas de referencia podrían asumirla, porque tampoco veo a BBVA pasando por sus mejores momentos.
  4. A los precios de capitalización actuales, quien sabe, podrían existir inversores u otras operadoras rivales interesadas en hacerse con una parte de la compañía o directamente oparla, aunque la competencia lo pondría difícil. Dentro de está opción, quizás lo más factible sería decantarse por una entrada fuerte en el capital (alrededor del 30%) y hacerse con las riendas y dirección de la empresa, darle otra viabilidad o posiblemente desmembrarla, venderla a trocitos etc...
Lo que está claro es que el mercado espera que Telefónica mueva ficha y mientras no lo haga es posible que el goteo a la baja siga y siga.

Estas son las opciones que manejo, pero si de análisis técnico tengo poca idea, imaginar lo que puedo saber de análisis fundamental... veremos a ver dijo un ciego que sigue intentando aprender cada día.

3 comentarios: